Aceites: tipos, características, beneficios y clasificaciones

El aceite es  la palabra mediante la cual se hace referencia al líquido de consistencia grasa que se caracterizan porque no son solubles en agua, y dentro de esta palabra podemos agrupar a todos los aceites de origen vegetal e incluso animal o mineral. Cada uno de estos tipos cuentan con unas particularidades concretas y unos usos diferentes.

¿Cuántas clases de aceites podemos encontrar?

Existen básicamente tres tipos de aceites que se utilizan de forma muy diferente. Veamos sus características.

Aceite mineral

El aceite mineral es un tipo de aceite que se extrae directamente del proceso de refinación del petróleo. Es conocido como petrolatum o petrolato líquido y tiene un aspecto muy parecido al de la vaselina.

Qué usos tiene el aceite mineral

Los usos del aceite mineral son muy variados. Su uso más extendido es el de base para numerosos productos cosméticos especialmente en cremas, maquillaje y lociones. En este campo existen muchas opiniones muy dispares acerca de si es un aceite beneficios o no para la piel. Hay quienes afirman que obstruye los poros impidiendo que se oxigenen y quienes aseguran todo lo contrario. Lo cierto es que no es el mejor ingrediente para pieles grasas o con tendencia a sufrir acné para lo que es recomendable optar por otro tipo de productos.

Otro de sus usos es el industrial, para proteger maquinaria y herramientas. Es un excelente lubricante que además aísla de la humedad y no conduce calor ni electricidad. También se utiliza para recubrir utensilios de cocina como por ejemplo tablas de cortar, las cuales se recubren de aceite mineral para repeler el agua y mejorar su conservación.

Aceite animal

Los aceites o grasas de origen animal son aquellas cuya extracción se obtiene a partir de tejidos de diferentes animales.

Tipos de aceite animal

  • Sebo: tejido adiposo de diferentes animales
  • Grasa porcina: manteca de cerdo, tocino
  • Grasas animales mixtas
  • Grasas de ave: pato, oca, pollo
  • Grasas de huesos: de origen de buey o cerdo
  • Aceite de pescado

Por lo general, las grasas que provienen de animales como el cerdo, tienen entre su composición un alto índice de grasos saturados y por tanto, de colesterol. Además, las grasas animales proporciona un importante volumen de calorías.

En lo que se refiere al aceite de pescado, cabe destacar que es una grasa muy rica en ácidos grasos omega 3, muy beneficiosos para el organismo. Los aceites con mayores propiedades son los siguientes:

  • Salmón salvaje
  • Caballa
  • Arenque
  • Boquerón
  • Sardina

Aceite vegetal

El aceite vegetal es aquel que se extrae de semillas y frutos. La mayoría de ellos proceden de la agricultura ecológica, y es necesario que se consuman aquellos que hayan sido procesados bajo presión en frío, de modo que contengan todos los nutrientes necesarios para beneficiarnos de sus propiedades.

Cada uno de los aceites vegetales que encontramos en el mercado cuenta con unas características propias que los hacen más propicios para su consumo a nivel interno o externo. Muchos de ellos son utilizados para la elaboración de alimentos procesados e incluso sirven de base para cosméticos naturales, con excelentes resultados.

Sin embargo, no todos los aceites vegetales son buenos para la salud, algunos incluso pueden ser perjudiciales por los compuestos que contienen. Es por ello necesario tener toda la información necesaria para que sean realmente saludables.

Tipos de aceites vegetales

A continuación veremos cuáles son los aceites vegetales más utilizados:

¿Por qué es importante el consumo de aceite para la salud?

El consumo de aceite, especialmente de aceites vegetales como el aceite de oliva, es indispensable para el buen funcionamiento del organismo, dado que muchos de los aceites vegetales que conocemos están llenos de ácidos grasos esenciales para el organismo, principalmente de Omega 3 y Omega 6. Estos ácidos grasos son muy importantes debido a que el organismo no es capaz de producirlos por si mismo, por eso necesitamos del aceite para cubrir las necesidades de estos ácidos.

Beneficios que aportan los ácidos grasos esenciales

Cada tipo de aceite presenta una serie de beneficios para la salud, entre ellos cabe destacar los siguientes:

  • Reducen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares al regular la presión arterial y los niveles de colesterol
  • Mejoran la salud tanto física como mental
  • Hidratan y regeneran la piel
  • Nutren el cabello seco y lo revitalizan
  • Fortalecen las uñas
  • Combaten los radicales libres
  • Cuidan la salud neuronal, y previenen las enfermedades neurodegenerativas al activar el cerebro

¿Qué ocurre cuando hay una deficiencia de ácidos grasos esenciales?

Cuando el organismo se encuentra con una carencia de ácidos grasos esenciales, se pueden producir efectos perjudiciales para la salud:

  • Se producen cambios en la piel: seca y escamosa o extremadamente grasa
  • Sequedad en los ojos, la boca y el cabello, el cual se vuelve más quebradizo
  • Sensación de sed continua
  • Cansancio
  • Alteraciones gastrointestinales
  • Dificultad para mantener la concentración
  • Dolor y rigidez articular

Para que un aceite apto para el consumo humano realmente nos aporte beneficios, es importante tener en cuenta algunas cuestiones como por ejemplo que se trate de un aceite prensado en frío. Esto quiere decir que el aceite se ha conservado al 100% con todas las cualidades que a nivel biológico tiene desde que está dentro del fruto o semilla.

Del mismo modo es importante no reutilizar el aceite para cocinar alimentos, pues a altas temperaturas de forma repetida puede liberar sustancias tóxicas para la salud.

La mejor forma de conservar el aceite, es en un lugar oscuro y seco, para que de este modo conserve durante mucho más tiempo sus cualidades y sabor.