Aceite de Coco

El aceite de coco es un aceite vegetal que contiene una serie de ácidos grasos con un importante beneficio para la salud. Y es que a pesar de contener grasas saturadas, estas no son las mismas que podemos encontrar en otros alimentos menos saludables, sino que nos encontramos con un tipo de grasa saturada llena de beneficios.

El aceite de coco tiene una consistencia muy cremosa y un agradable, pero además de estas características es un aceite muy útil tanto a nivel interno como a nivel externo.

La extracción del aceite de coco debe de hacerse siempre mediante prensado en frío, pues de este modo se conservan al 100% todas sus propiedades. Si tienes la suerte de acceder a un aceite de coco de estas características, podrás beneficiarte de todas estas ventajas.

Acelera el metabolismo favoreciendo la pérdida de grasa

Si eres una persona propensa a acumular grasas, el aceite de coco puede ser un excelente aliado gracias a la presencia de triglicéridos de cadena media. Este tipo de grasas pueden ser muy útiles a la hora de acelerar el gasto energético que se produce en el organismo en comparación con los ácidos grasos de cadena larga.

El aceite de coco cuenta con la particularidad de ayudar a reducir el apetito. Esto se debe a la presencia de los cuerpos cetónicos que no son más que los ácidos grasos ya metabolizados en el hígado. Estos cuerpos cetónicos provocan un efecto saciante y favorecen la pérdida de peso.

Otro de los efectos del aceite de coco es su capacidad para acelerar la quema de grasa, lo que ayuda a reducir la grasa que se acumula en la zona del abdomen. Esta grasa resulta especialmente peligrosa pues está muy relacionada con numerosas enfermedades.

Es capaz de combatir virus, hongos y bacterias

El aceite de coco contiene en, alrededor de la mitad de su composición, ácido laúrico. El ácido laúrico es conocido por sus propiedades antibacterianas y antimicrobianas e incluso puede ayudar a combatir los hongos.

Algunos de estos pequeños parásitos son a menudo causantes de infecciones importantes. La ingesta de aceite de coco puede ayudar a prevenir esta condición mediante la eliminación de los microorganismos causantes.

Puede ser un interesante complemento en el tratamiento contra la epilepsia

Curiosamente, el aceite de coco es una sustancia que puede servir de complemento en el tratamiento contra la epilepsia y es que los ácidos grasos presentes en este aceite vegetal son capaces de incidir en las células del cerebro. De este modo además de proporcionarles energía pueden tratar las convulsiones asociadas a los ataques epilépticos.

El proceso que origina esta condición del aceite de coco como ayuda para el tratamiento de la epilepsia se produce como consecuencia de la metabolización de los ácidos grasos, transformados en cuerpos cetónicos. Son estas sustancias las que ayudan a mejorar los síntomas.

Reduce el riesgo de tener problemas cardiovasculares a largo plazo

El aceite de coco, en contra de lo que se ha creído durante mucho tiempo, contiene grasas saturadas que pueden ser muy beneficiosas para el sistema cardiovascular, pues ayuda a elevar los niveles buenos de colesterol (HDL).

Este beneficio reduce las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares a largo plazo, pues mejora la coagulación de la sangre y además ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

Mejora la salud del pelo y de la piel

El aceite de coco es además un excelente tratamiento para la piel y el cabello.

En lo que se refiere al cuidado de la piel, los ácidos grasos del aceite de coco son muy eficaces para combatir el problema de la resequedad gracias a su poder humectante.

Además, el aceite de coco es un gran exfoliante natural que suaviza la piel y descongestiona los poros obstruidos por los restos de células muertas.

En el cuidado del cabello, el aceite de coco es muy útil para conseguir una hidratación profunda, gracias a que penetra muy fácilmente. Por otro lado, actúa como un protector contra los daños causados por los secadores y planchas y la presencia de ácido laúrico puede potenciar el crecimiento del cabello, gracias a que estimula la circulación sanguínea.


El aceite de coco se ha popularizado sobremanera en los últimos años, por lo que encontrarlo ya no es tan complicado. En muchos centros de alimentación grandes y herbolarios encontrarás aceite de coco de muy buena calidad, por lo que no debes dejar de probar todas las bondades de este excelente aceite vegetal.


¿Sabías qué…? El aceite de coco contiene una serie de grasas que también se encuentran presentes en la leche materna.