Aceite-nabina-propiedades

Aceite de Nabina

El aceite de nabina no es otro que el mal afamado aceite de colza o el popular aceite de canola canadiense. Es extraído de dos especies de vegetales el Brassica napus y el Brassica rapa (Brassica campestris), ambos agrupados bajo el nombre común de colza.

La manera tradicional de preparar este aceite es exprimiendo la semilla presente en las flores del colza, pero como se trataba de un aceite que posee de forma natural altos niveles de ácido erúcico, fue considerado desde 1949 dañino para la salud y esto requirió un cambio en la técnica de elaboración.

El ácido erúcico contentivo en el aceite de Nabina, aportaba grasa altamente saturada capaz de tapar las arterias del corazón y de producir infartos. Para remediar este inconveniente, y poder aprovechar el resto de sus propiedades, en Canadá diseñaron un proceso mucho más industrializado, donde por medio de una serie de tratamientos químicos lograron reducir el ácido erúcico a menos del 2% de su composición original, sin afectar el resto de sus propiedades, y fue así como nació el famoso aceite de canola, también llamado aceite de Nabina.

¿Por qué la mala fama del aceite de nabina?

 

En realidad, la mala fama está asociada con el aceite de colza, por eso las empresas decidieron cambiar su nombre a nabina y así recuperar la cuota de mercado que perdieron durante la tragedia de los años 80. En esa época se vendió un lote de aceite de colza haciéndolo pasar por aceite de oliva, pero lo verdaderamente alarmante es que dicho lote había sido alterado con un pesticida ilegal, generando como consecuencia la muerte de 1100 personas y el envenenamiento de otras 60 mil.

Por razones más que obvias el producto fue rechazado dentro del mercado global y sus ventas se vinieron a pique hasta que los canadienses sacaron del  mercado el aceite de colza y el resto de las industrias de alimentos le cambiaron el nombre a nabina.

Sin embargo, está más que comprobado que la industria alimenticia ha aprovechado las propiedades y beneficios de este aceite,  incorporándolo en el 90% de los productos que están a la venta en el mercado actual.

Hoy por hoy, el aceite de canola es el producto bandera de Canadá, y el que más uso tiene sin riesgo de entoxicación. Lo que demuestra que la tragedia de los 80 fue solo un evento aislado que le pudo haber ocurrido a cualquier otro producto de consumo.

Características principales del aceite de nabina

aceite-nabina

Las principales características para identificar el aceite de nabina son:

  • Su textura es oleosa, es decir es muy espesa y grasosa.
  • Su color habitual es pardoscuro aunque en la medida en que se refina, va aclarándose un poco.
  • Su composición química de forma natural es la siguiente: ácido erúcico (45-54%), ácido linoleico (10-19%), vitamina E (55-80 mg cada 100 g) y ácido linolénico (5-9%). Aunque en la canola el ácido erúcico solo equivale a menos del 2%.

Una fuente importante de Omega 3

Por si no lo sabías, el aceite de nabina es una de las mayores fuentes alimenticias de Omega 3 o ácido esencial alfa-linolénico (ALA). Está comprobado que tomar una sola cuchara al día de aceite de nabina proporciona toda el ALA recomendada en la dieta de una persona adulta. Este dato es importante, porque los omegas son sustancias que necesita el organismo pero que no las puede producir de forma natural, sino que los obtiene de los alimentos.

Ayuda a regular el colesterol

colesterol-nabina

Tal como lo lees, este aceite no tiene un ápice de colesterol. Así que su ingesta de forma frecuente ayuda a disminuir el colesterol malo, mientras se realizan actividades físicas, como correr, caminar o andar bicicletas para aumentar el colesterol bueno en sangre.

Hidratante fenomenal para la piel

Aceite-nabina-piel

La industria de cosméticos también ha adoptado al aceite de nabina, debido a que se trata de una fuente de hidratación ideal para la piel, sobre todo para el cutis. Además debido a su alta versatilidad, este aceite se puede aplicar directamente en el cuerpo o simplemente colocar algunas gotitas directamente en la bañera, para hidratar todo el cuerpo de una sola vez.

Efecto reparador para el cabello

aceite-nabina-cabello

El alto potencial de hidratación de la nabina, también beneficia tanto al cuero cabelludo como a los folículos de cabello, logrando regenerarlos, cerrar las puntas quebradizas o con horquetillas y lo mejor de todo, aumentando su brillo y volumen en un dos por tres. Su forma de uso es bastante simple, solo se debe aplicar desde la raíz hasta las puntas y dejarlo actuar por unos 10 minutos, si se usa un gorro de baño el resultado es mucho más efectivo.

Mantiene el corazón sano

Como ya se mencionó, el aceite de nabina es rico en omega 3 y ayuda a bajar los niveles de colesterol malo, dado que no produce colesterol. Así que no es ninguna sorpresa de que se trate de uno de los ingredientes alimenticios más recomendados por los cardiólogos; porque no solo ayuda a prevenir los infartos, sino que además evita enfermedades vasculares como la trombosis o la arterioesclerosis.

Un gran aliado del hígado

Dado que contiene principalmente ácidos grasos monoinsaturados o contenido bajo en grasa. Le permite al hígado trabajar menos, ya que no tiene que procesar y descomponer células de grasas que irán a para a la orina o las heces. Lo que también trae como consecuencia una disminución en la producción de cálculos biliares.

Lubricante natural para el cerebro

nabina-cerebro

Otro atributo más del aceite de nabina, es que ayuda al buen mantenimiento de las conexiones del sistema nervioso central, permite el enlace entre las neuronas, ayuda al cuerpo calloso a generar mayor cantidad de estas células y evita problemas a largo plazo como el Alzhéimer, pérdida de memoria o la demencia senil, todos trastornos propios del envejecimiento.

Disminuye el riesgo de tener cáncer

El aceite de canola o nabina, evita la oxidación del colesterol y la producción no deseada de radicales libres en exceso. Un bajo número de radicales libres es sano para el organismo, pero si hay exceso de estos elementos en el cuerpo, pueden llegar a entrar en el torrente sanguíneo produciendo la degeneración o envejecimiento de las células. Este mal funcionamiento celular se puede llegar a convertir en cáncer.

¿Sabías qué…? Dentro de las primeras técnicas del alumbrado público una de las más utilizadas fue la de aceite de colza. En realidad se trataba de la instalación de farolillos de metal con lámparas de aceite en su interior que estaban protegidas por finas láminas de cuero o papel proveniente de china. Estas lámparas forjadas en hierro poseían cuatro caras de vidrio para proyectar la luz de forma más efectiva. Actualmente, el aceite de nabina se sigue utilizando como lubricante de los transformadores eléctricos.