Aceite-para-freír

Aceite para freír

Freír es un método de cocina que se remonta a la antigüedad greco-romana. Siempre hemos sabido que las donas, las comidas empanizadas y el cerdo frito, por ejemplo, son agradables al paladar, pero su consumo debe hacerse esporádicamente, debido a la indigestión que pueden causar y para evitar el consumo de grasa que no es saludable.

El aceite juega un papel importante en el éxito de la fritura de ciertos alimentos, sin embargo, dada la amplia gama de aceites disponibles en el mercado, no siempre resulta fácil elegir el más adecuado para freír y tratar de conservar un plato más bajo en calorías. Estos son algunos criterios importantes para ayudar a escoger de forma correcta el aceite para freír.

Aspectos importantes al elegir el aceite para freír

escoger-aceite-para-freír

Para poder hacer una correcta elección del aceite para freír y garantizar una baja ingesta de grasas en la dieta diaria, además de utilizar el aceite correcto para cada alimento, se deben tener en cuenta varios aspectos importantes.

Aceites para fritura especial

Contrariamente a la creencia popular, la elección de un aceite para preparar alimentos fritos no debe tomarse a la ligera, no solo para optimizar el rendimiento y la durabilidad de la freidora, sino también para controlar y minimizar la ingesta de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Primero, es importante identificar las botellas de aceite con las etiquetas “especialmente para freír”.

Resistencia al calor y bajo contenido de grasas saturadas

En general, ya sea para una freidora convencional o para la freidora sin aceite, el aceite de fritura se calienta a una temperatura por debajo de 180º C. Por lo tanto, debe verificarse en la etiqueta que el aceite en cuestión sea capaz de resistir una temperatura alta. De lo contrario, el aceite comenzará a humear y arder rápidamente, lo que representa un peligro real para la seguridad y la salud.

El aceite de fritura ideal debe tener un alto punto de humo, ser estable y no reaccionar con el oxígeno cuando se calienta. El aceite para usar en la freidora también debe ser muy bajo en ácidos grasos saturados. Aunque la mayoría de los aceites son 100% grasos, deben tener un bajo contenido de grasas saturadas para ayudar a mantener la salud y estar compuestos de omega 3 y 6.

Adaptar el aceite al tipo de alimento

Los alimentos que se fríen en una freidora determinan la elección del aceite a usar. Como referencia, podemos nombrar las famosas papas fritas que se fríen con un aceite resistente a una temperatura máxima de 170 a 180 ° C. Por otro lado las croquetas y nuggets requieren un aceite que pueda soportar una temperatura máxima de 160 ° C. Mientras que la cocción de un pescado en una freidora se lleva a cabo con un aceite calentado a 150ºC.

Cuáles aceites son los más recomendados para freír

Los aceites de oliva de maní tienen una alta recomendación por los nutricionistas para utilizar en la fritura de alimentos. No obstante, algunos aceites refinados como la soja, el maíz, el girasol o la canola, y otros tipos de aceites, también son apropiados para freír ciertos tipos de alimentos.

Aceite de oliva

Aceite-para-freír-aceite-oliva

 

Este aceite está compuesto de ácidos grasos monoinsaturados, contiene hasta un 60% de omega-9, vitamina E y muy poco omega-6. El aceite de oliva es menos propenso a la descomposición y la producción de sustancias tóxicas que irritan las vías respiratorias y el sistema digestivo.

Sin embargo, para freír, es aconsejable usar un aceite de oliva barato, pero extravirgen y extraído en frío para aprovechar al máximo sus beneficios. Los aceites de oliva más caros o de marcas protegidas, se pueden reservar para usar como condimento y aderezos en ensaladas.

Aceite de maní o cacahuete

Aceite-para-freír-aceite-maní

El aceite de cacahuete no tiene omega-3, pero es perfectamente resistente al calor y tiene un punto de humo muy alto que soporta una temperatura máxima de 240 ° C. Además, también está compuesto de ácidos grasos monoinsaturados; y al igual que el aceite de oliva, no produce  sustancias tóxicas que pueden irritar el sistema digestivo y el tracto respiratorio.

Este tipo de aceite, con un sabor neutro, se usa principalmente para alimentos fritos como papas o donas. También se puede usar para freír verduras o pescado en una freidora o sartén.

Aceite de girasol

Aceite-para-freír-aceite-girasol

Los aceites refinados como el girasol, también son adecuados para freír. Éstos incluyen aceite de semilla de uva, aceite de soja, aceite de canola y aceite de maíz. Al tener una estabilidad bastante alta y menos ácidos grasos saturados, estos aceites ofrecen un punto de humo más o menos importante. Por ejemplo, el punto de humo del aceite de girasol puede alcanzar 230 ° C, en comparación con 225 ° C para el aceite de semilla de uva.

El aceite de girasol y otros aceites refinados sirven para cocinar en cazuela o en platos a fuego lento, este aceite resiste altas temperaturas y tiene un sabor neutro. También existen pruebas de que se puede usar hasta catorce veces, sin perder sus propiedades y su calidad. Se utilizan especialmente para freír donas o bombas, para freír la mayoría de los pescados y vegetales o para sofreír un trozo de carne.

Aceite de coco

Aceite-para-freír-coco

Con sus componentes y beneficios para la salud, el aceite de coco se considera uno de los mejores aceites para freír. Sin ácidos grasos saturados omega 3 y 90%, es perfectamente estable al calor. Se debe tener en cuenta que estos ácidos grasos saturados aportan rápidamente energía al cuerpo y no presentan ningún riesgo o peligro particular para la salud cardiovascular. Los estudios incluso han demostrado el aceite de coco soporta varias horas de freído continuo sin ningún cambio en la calidad.

Aceite de colza HOLL o aceite de girasol HO

Aceite-colza-para-freír

Estos tipos de aceites son apropiados para tostar y freír alimentos, y muy recomendados por los nutricionistas por ser resistentes a las altas temperaturas, sin embargo, éstos no deben calentarse hasta el punto de humo. Para conservar las propiedades de este tipo de aceites, deben almacenarse alejado del aire, la luz y el calor.

Aceites compuestos

Los aceites compuestos de varios elementos, como por ejemplo, girasol, colza y palma, contienen más ácidos grasos que un aceite refinado y aunque se degradan más rápidamente que los refinados, soportan un buen nivel de temperatura, y se pueden reutilizar hasta diez veces sin alterar la calidad y las propiedades.

Consejos en el uso de aceites para freír

Incluso si se usan los mejores aceites para freír, se deben respetar ciertas reglas que ayudan a obtener un mejor resultado y a prevenir los malos olores.

  • Mantener la temperatura de fritura más baja o igual a 180 ° C.
  • Filtrar el aceite tibio después de cada uso con un filtro de café o muselina.
  • Descartar el aceite que se ha dorado, ahumado o el que ha adquirido un olor rancio.
  • Descartar el aceite después de cuatro usos, excepto aquéllos que soportan más tiempo de uso.
  • Agregar una cucharadita de esencia de vainilla o semilla de cilantro en el aceite antes de calentarlo para eliminar los fuertes olores.

Aunque sabemos que limitar los alimentos fritos ayuda a preservar la salud y contribuye a la adopción de una dieta más saludable. Aquí hemos podido ver que también es necesario repensar el uso y la elección del aceite para freír, para que la cocción permanezca lo más saludable posible. En la misma línea, la reutilización de un aceite de cocina también depende principalmente de 3 criterios: el tipo de aceite de cocina utilizado, la freidora y la calidad de filtración de los elementos carbonizados.